Los servicios over the top de la movilidad.

 

480px-ordinary_bicycle02
By Agnieszka Kwiecień (Nova) (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)%5D, via Wikimedia Common
Los servicios over the top son aquellos servicios que se realizan sobre infraestructuras ya creadas. El caso más famoso es el de Whatsapp que permite enviar mensajes utilizando las redes que las empresas de telecomunicaciones tienen desplegadas por todo nuestro país.

Estas empresas siempre se quejan de que estas empresas ganan mucho dinero sin invertir en las carísimas infraestructuras que hacen falta para hacer llegar internet a los usuarios a sus casas o a sus teléfonos móviles.

Empresas como Movistar o Vodafone llevan mucho tiempo haciendo presión en los despachos de la Unión Europea para que compañías como Google o Facebook o Whatsapp se atengan a las mimas normas que ellos deben cumplir escrupulosamente. Hace pocos días la Comisión ha dictado una serie de directivas que parece que no han dejado muy contentos las operadoras clásicas.

Estos servicios over the top tienen varios “pisos” porque tenemos a Google que aprovechando las redes de telecomunicaciones ha creado un imperio que ¿domina? el mundo. Pero resulta que encima de Google otros servicios han ido instaurando sus tentáculos. Facebook en sí casi está por encima de Google ya que la actividad diaria de mucha gente ya se ha trasladado de la web y los servicios de Google a Facebook y pasan gran parte de su tiempo tanto en la red social como en las aplicaciones hermanas como puede ser Whatsapp e Instagram.

Un caso similar ocurre con la movilidad. Estamos pasando de los proveedores de transporte como pueden ser el taxi, el metro y el autobús a plataformas que aúnan todos los servicios en uno. Un ejemplo es Google Maps o Citymapper que a la hora de buscar una opción para moverse por una ciudad expone una serie de alternativas como puede ser, ir andando, en coche particular, taxi, Mytaxi (allá donde esté disponible), Uber y Lyft.

A estas alturas tanto Google Maps como Citymapper son básicamente portales donde elegir el mejor medio de transporte y una vez elegido, proceder a utilizarlo, pero saliéndote de la app de Maps o Citymapper.

Pero llama la atención que ya se puedan pedir taxis a través de Google mediante Mytaxi o coches particulares de Uber o Lyft allá donde esté disponible. Es el único medio de transporte que permite ser pedido a través de app específica como puede ser Mytaxi o través de Google. También es lógico por el medio de transporte que es, el cual se presta a este tipo de intermediación.

Vamos encaminados a que los servicios Over the top se apliquen también a la movilidad en la que los proveedores (taxistas) se vean comercializados a través de multitud de plataformas, al más puro estilo Ebay o Amazón.

Y ahí es donde estamos viendo la lucha entre las diferentes plataformas por intentar acaparar la mayor cantidad posible de clientes. Por eso Uber se ha lanzado a la conquista del mercado al coste que sea (es una máquina de quemar dinero). Por eso Google ha lanzado su proyecto de Waze de carpool y está intentando crear plataformas en las que estén unificadas todas las propuestas de transporte, pero de forma monopolística en la que otras empresas que ofrezcan este tipo de gestión de opciones de movilidad puedan ofrecer sus servicios como puede ser Citimapper.

La forma de moverse en las grandes ciudades va a cambiar radicalmente en unos años, y como decía un ministro, “no lo va a reconocer ni la madre que lo parió”

 

 

Anuncios

La conquista del transporte público por parte de la iniciativa privada (III)

Venimos de aquí

La conquista del transporte público por parte de la iniciativa privada (II)

Una vez que se ha demostrado que es factible mediante la tecnología tener una gestión de flotas eficiente el resto de la industria se la lanzado a ocupar espacios que por su propia naturaleza les es natural ocuparlo.

Google simultáneamente al trabajo de Uber ha ido afinando sus propias soluciones, una mediante sus coches autónomos y en la rama de software con el despliegue de su solución de coche compartido a través de Waze. Esta solución es muy elegante (a priori) porque está destinada a que el que vaya a su trabajo podrá compartir gastos con alguien que vaya cerca. Se evita todos los problemas legales (a priori otra vez) que tiene Uber por todo el mundo y presenta una solución más amable de cara a la opinión pública.

También en paralelo su archiconocida aplicación Google Maps está agregando todos los servicios de Ride Sharing a sus bases de datos, con lo que cuando ya abres la app en las opciones de transporte te aparece tanto Uber, como Lyft (allá donde estén disponibles) como Mytaxi aquí en España.

Es en cuanto a las empresas más tecnológicas que todos tenemos en mente, pero los gigantes automovilísticos no se han quedado parados y andan comprando empresas, firmando acuerdos de colaboración y asegurando su futuro en la movilidad del futuro.

Me ha llamado la atención la última compra de Ford.

Compra por parte de Ford de Chariot

autobus_emt_madrid_-_linea_101
By WikimediaNameXD (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)%5D, via Wikimedia Commons
Es muy llamativo y viene a refrendar lo que decimos sobre las deficiencias del transporte público y como la iniciativa privada está trabajando para suplir esas carencias. En Estados Unidos, con ciudades con una extensión tan grande y en el que el urbanismo ha sido diseñado para el coche, estas soluciones son lógicas desde el punto de vista de eficiencia. Con el servicio de autobús y el metro es imposible cubrir de manera eficiente una ciudad como San Francisco.

Este servicio comprado por Ford de Chariot funciona mediante Ford Transit que se adaptarán a la demanda mediante el análisis de datos. Así mismo se han asociado con otra empresa como es Motivate para expandir el servicio de Bicicleta, lo que aquí en España ya conocemos en muchas ciudades como el Bicing de Barcelona.

Lo importante de todo esto es que una empresa privada está invirtiendo dinero en abastecer de soluciones de movilidad de ámbito público como pueden ser un servicio de mini autobuses o de bicicletas a las grandes ciudades.

Pero en Europa los servicios de transporte público son bastante eficientes y solo en zonas de baja densidad o muy alejadas de los centros urbanos servicios como el antes comentado. Pero esa densidad de población haría inviable o poco rentable este tipo de servicios. Por ello, las noticias que estamos viendo últimamente donde se describe el coche particular como una solución a los problemas de un transporte público por otro parte falto de financiación pública. Por eso tantos gurús abogando por Uber como la solución a las deficiencias del metro y autobús. Pero para que estas soluciones sean viables económicamente antes hay que echar abajo el servicio público y para ello nada mejor que inculcar a la opinión pública la idea de que el coche particular (aquí léase Uber, Cabify, Car2go, Mini vans, coches autónomos) es una mejor solución.

La conquista del transporte público por parte de la iniciativa privada (II)

google_driverless_car_at_intersection-gk
Coche autónomo de Google.  By Grendelkhan (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)%5D, via Wikimedia Commons

Entonces ¿por qué este acoso y derribo desde los medios de información contra el transporte público?

Venimos de aquí. 

La conquista del transporte público por parte de la iniciativa privada (I)

 
Hasta ahora, el transporte público ha sido objeto de interés por parte de actores económicos para poder privatizarlos y obtener rendimiento económico. Hasta aquí nada nuevo, es una dinámica ya conocida. Pero las nuevas tecnologías han supuesto un drástico cambio en la percepción de estos actores económicos de la actividad del transporte.

Hay una revolución prometida por diversos gurús que prometen un transporte más eficiente, barato y sobre todo…privado. Pero ya sabemos lo que suele pasar cuando un servicio público pasa a manos privadas. Normalmente el servicio suele ser deficitario y es sufragado con impuestos. En manos privadas ya sabemos el resultado cual suele ser. Un ejemplo lo tenemos en los ferrocarriles británicos, con unos abonos por las nubes.

La demanda de nacionalización de los ferrocarriles británicos.

¿Cuál es entonces la estrategia que se quiere seguir para dinamitar el transporte público? Uber ha marcado el camino. Está claro que la gran revolución la ha marcado Uber con su modalidad Uber Pop. Gracias a la tecnología ha permitido que cualquiera pueda ser un taxista con solo instalar una aplicación y pasar los controles de broma de la empresa.

Tienes a una flota potencial de taxistas que están dispuestos a salir a la calle cuando las tarifas son atractivas. Esta forma de movilidad en aquellas zonas tan dependientes del coche particular y Estados Unidos es un terreno abonado para ello gracias los grandes suburbios y la dependencia del coche, ha explotado de forma exponencial.

Este ha sido el primer paso, pero ya muy significativo ya que muchas veces las tarifas para un trayecto medio eran bastante más baratas que coger un autobús. Esto es así debido a que gran parte de la flota de Uber está compuesta por conductores ocasionales que trabajan para obtener unas ganancias que complementan sus ingresos principales y muchas veces no hacen cuentas sobre si les sale rentable salir a trabajar.

Como podemos ver en este enlace un think tank aboga, aunque haga una fe de erratas al final del artículo, de primar a servicios como Uber en vez de servicio de autobuses en zonas con poca densidad de ocupación de los transportes públicos.

Think tank abogando por primar a Uber frente a autobuses

Es curioso como en el artículo otra de las criticas era que la plataforma para agregar todos los servicios estaba cerrada y no se abría a otros competidores. Pero eso lo trataremos en otro post.

El siguiente paso es el de sistematizar estos servicios como si fueran un servicio de autobús. Para ello, ese vehículo de UberPop debe compartir el viaje con otros viajeros, cosa que ya se hace a través de UberPool y mediante programas piloto hacer que esos conductores hagan siempre una misma ruta. Este tipo de programa ya se están realizando en ciudades como San Francisco, cuna de esta industria.

Con estos cimientos, esta industria está demostrando que puede competir con el transporte público mediante una flota de coches compartidos.

Que los conductores ganen cada vez menos no es importante, ya que pronto serán sustituidos por coches autónomos lo que hará que los precios bajen más todavía, ¿o no?

 

La conquista del transporte público por parte de la iniciativa privada (I)

Vivimos tiempos de cambio, bueno siempre estamos en tiempos de cambio. Nada permanece estático más allá de poco tiempo. Pero si es cierto que, en el mundo de la movilidad, el horizonte de sucesos se nos está acercando con alarmante rapidez y amenaza con tragarnos.

stagecoach_east_london_bus_lt253_ltz_1253_route_n8_19_july_2014_3
Au Morandarte from London, Middlesex, England

Todos los que estamos relacionados con el mundo del taxi de un tiempo a esta parte vivimos en un sin vivir por los medios de comunicación. El foco que se ha puesto sobre nuestro sector últimamente ha sido brutal, con un escrutinio que no sufríamos desde hace tiempo.

Todas las noticias en los medios más importantes e influyentes en la opinión pública van casi todos en una misma dirección. La idea es que el sector del transporte público es poco eficiente y para ayudarlo que mejor que potenciar el vehículo privado para ayudar al tránsito a mejorar.

A priori, y quien tenga dos dedos de frente debe pensar que la expresión anteriormente citada debe ser una tontería de proporciones mayúsculas. Si ponemos más coches en la calle en tráfico empeora de manera notoria. Como todos entendemos esto se intenta hacer una lenta idea de zapa del transporte público de diferentes maneras.

Últimamente, vemos como aparecen artículos en los que se compara la utilización del vehículo privado con el transporte público de una manera bastante torticera ya que sólo se compara tiempos de uso de un medio como es el coche particular con el autobús por ejemplo sin tener en cuenta todos los costes asociados a moverse por el centro que tiene un coche. Todos los tenemos en mente ¿verdad?, aparcar, o mejor parking, las vueltas que das, etc.

Aquí tenemos la versión de rosa en la que las ciudades europeas son felices con todas sus arterias llenas a rebosar de coches.

Artículo del País sobre el transporte desde un aeropuerto hasta el centro

Y aquí tenemos un artículo en el que se desmonta todo lo anterior comentado en el artículo del Pais.

Respuesta de Ecomovilidad al artículo de El Pais

Lamentablemente a la opinión pública el mensaje que le llega es que el transporte público es lento, caro y hasta huele mal. Artículos como el de ecomovilidad no suelen llegar al gran público.

Podría parecer que esta manera de pensar puede favorecer el uso del taxi, pero como todos sabemos, nada más lejos de la realidad. La campaña de acoso y derribo hacia el taxi (en parte es merecido, no nos engañemos) ha sido brutal desde los medios en estos últimos años.

Es mítico el post del Señor Edans cuando en Barcelona se produjo una huelga de metro y ante el colapso que había en Barcelona abogaba por meter más coches en circulación y se quejaba de que Uber estuviera prohibida.

El transporte público a la hoguera

Normalmente la justificación que se suele hacer desde los medios afines a estas teorías de que 50 coches son siempre mejor que un autobús es que con la tecnología y con el advenimiento del coche autónomo que va a ser la panacea del mundo civilizado todos los problemas aparejados al coche “antiguo” van a ser superados.

Pero es que no, es que la ocupación que suele tener un metro o un autobús siempre van a ser infinitamente superior a un coche por muy compartido-autónomo-eléctrico que sea. Y siempre va a ser mucho mejor construir un autobús, que también puede ser autónomo y eléctrico y hasta es compartido, que un Koala de Google.

Cálculo de ocupación de diferentes medios de transporte

 

Ola se fortalece en India. Más problemas para Uber

Al hilo del anterior post en el que hablábamos de la derrota de Uber en China y su nueva estrategia de pivotar hacia el mercado Indio y las dificultades que tendría que afrontar en este subconsciente, traigo esta noticia que no hace sino confirmar lo ya comentado.

Ola se fusiona con otra compañía de taxis. 

Todos velan armas para enfrentarse con la compañía americana. Y la verdad es que estas compañías, tiene tanto dinero o más que Uber, Ola está financiada por SoftBank, y normalmente tienen más clientes en su área de actuación que Uber. ¿Se va a repetir la misma historia en India que en China? Tiene toda la pinta, Uber entrando en un mercado ya dominado por otro competidor con el mismo modelo, la misma ideología de servicio y con dinero para aguantar la embestida de la multinacional americana. ¿Y porqué Uber quiere repetir la misma historia?……

Porqué Uber vende dominación mundial,  vende coche autónomo, vende que en cualquier lugar del globo terráqueo podrás coger un coche autónomo de uber. A partir de esa escala podrán venir otros servicios, Uber Eats, Uber Kitting y hasta Uber Love (esas páginas en caché son oro puro para los arqueólogos de la tecnologia).

Cuando tu posición de dominación mundial se ve amenazada por otros ya no eres el Google del transporte,  no eres el Amazon de las ventas. Es hasta ahora lo que has vendido y por lo que estás luchando. Va a ser una lucha titánica a todas luces.

Como nota a pie de página, Didi no se va a estar quieta, Ola no  se va a estar quieta. El mercado europeo es muy apetitoso, con clientes de alto poder adquisitivo y en el que la Comisión Europea está haciendo decorados esfuerzos por liberalizar el mercado de la movilidad. Nos esperan tiempos azarosos para el taxi.

Recupero este post para poner esta última noticia. Parece que a Uber le gusta la jarana (no es algo que nos sorprenda, verdad?)

Uber se enfrasca en una nueva batalla esta vez en India.

Tesla como ejemplo de la economía actual

En este artículo dedicado a las finanzas de Tesla se pone de manifiesto la situación económica de la empresa. Calificar de mala la misma es ser optimista.

http://inbestia.com/analisis/tesla-una-bomba-de-relojeria

 

El análisis bastante técnico y fuera de mis humildes conocimientos nos alerta del preocupante camino que lleva Tesla y el futuro que le espera. A grandes rasgos, la conclusión es que cada vez más el crecimiento de la empresa se nutre principalmente del dinero que aportan los inversores.

tesla_motors-svgEs decir, la actividad de la empresa por sí sola no es capaz de generar el suficiente dinero para ser solvente. Los coches que se venden no son suficientes para pagar nóminas, materias primas, innovación y todo aquello que hace funcionar una empresa.

Si no fuera por los inversores que aportan capital Tesla tendría que cerrar. Además, esta dependencia de inversores externos a la actividad de la empresa aumenta cada año. En vez de mejorar los números, cada año los empeora.

Evidentemente, la compañía está haciendo grandes inversiones, como la gran factoría de baterías que junto a Panasonic ha construido en Sparks, Nevada con un coste aproximado de 5.000 millones de dólares.

Gigafactoría de Tesla y Panasonic

También la compra de Solar City, empresa dedicada a la construcción de paneles solares ha significado una inversión importante.

Compra de Solar City por parte de Tesla

Pero todo esto lo hacen con dinero de Inversores, no de lo que genera Tesla como fabricante de coches. Esta empresa crece, no a través de las ganancias por las ventas de coches o por las ganancias de sus flujos financieros. Crece porque inversores siguen inyectando dinero.

Ahora bien, ¿Por qué sesudos inversores queman su dinero en una empresa que tiene unos números tan nefastos? Es una apuesta, creen que esta compañía en el futuro será rentable y lo que ahora inyectan en la compañía les será devuelto con ganancias en un futuro.

Me suena a otra compañía que tiene el mismo esquema. Uber ha seguido hasta ahora un esquema muy similar. Quemar grandes cantidades de dinero para acaparar mercados.

Uber se ha expandido por todo el mundo a base de pagar subvenciones tanto a conductores como a usuarios para dinamitar el mercado y llevarse gran parte de la clientela. Para ello han quemado dinero a manos llenas y especialmente sangrante ha sido el caso de China donde después de 2000 millones de dólares han tenido que claudicar ante Didi y firmar un pacto por el que se crea una nueva empresa en China con una participación minoritaria por parte de Uber.

Esto ha sido así porque los inversores han parado los pies a Uber y han decidido cortar el grifo y empujar a Uber hacia el mercado de acciones para que éstos puedan recoger las ganancias de las inversiones en la empresa. De momento la empresa no ha salido a Bolsa, a lo mejor hay reticencias a que los libros de la empresa vean la luz, condición imprescindible para que una empresa cotice en bolsa.

Tesla está ahora en su particular travesía de incinerar dinero para crecer. Estamos asistiendo a una nueva forma de hacer empresas, globales, hiperfinanciadas a las que no le tiembla el pulso a la hora de conquistar mercados y con unas cuentas de resultados en rojo muchos años que parece que a los inversores parece no importar.

El Hype llevado al extremo en el que la marca genera flujo de caja a través de los inversores y no de lo que produces.

El sesgo del superviviente

En la segunda guerra mundial los americanos comprobaron de la manera más cruda posible que las ideas preconcebidas suelen sobrevivir unos cinco minutos en batalla. Luego son desechadas con una sonora bofetada por parte del enemigo.

La flota de bombarderos americana radicada en Gran Bretaña para reducir a escombros Alemania sufrió en sus primeros compases unas bajas brutales del 50% de su flota de aviones y tripulantes. Esto fue así porque los militares

609px-Memphis_Belle_crew
Tripulación del Menphis Belle. Imagen de dominio público, via Wiki Commons

pensaron que los bombarderos podrían sobrevivir solos todo el vuelo de ida y vuelta a sus bases después de hacer el bombardeo de sus objetivos defendiéndose únicamente con su armamento de defensa sin contar con cazas de escolta. Cuando las bajas empezaron a ser numerosas los mandos comenzaron a ponerse nerviosos e intentaron analizar porque sus aviones caían como moscas contraviniendo así las ideas preconcebidas por parte de los mandos allá en Norte América.

 

En sus análisis de porque los aviones eran tan vulnerables a los cazas y la artillería anti aérea se fijaban en los aviones que llegaban vivos a la base. Hasta a que a alguien se le ocurrió que lo mejor sería no fijarse en los daños que traían esos aviones que habían sobrevivido. Porque si esos aviones habían vuelto a la base por fuerza esos daños no eran los que bajaban a los aviones del cielo. Estaban aplicando el sesgo del superviviente, buscar los motivos por los que las misiones tenían tantos daños precisamente en los aviones que llegaban a casa. Si ese bombardero tenía todo el fuselaje trasero lleno de orificios de bala, pero el avión había llegado sano y salvo ese no era el daño que hacía que los aviones se perdieran. Comenzaron a buscar aquellos daños que nunca veían en un avión superviviente, lo cual indicaba que ese tipo de daño era fatal para el avión. Así comenzaron a mejorar el diseño de los aviones en base a esos daños que nunca veían porque el avión no sobre vivía.

Ahora mismo los medios de comunicación están reservados para las empresas que triunfan entre los consumidores de movilidad, todos sabemos cuáles son. El taxi tradicional se reserva para noticias como la del taxista que se niega a coger a un ciego con su perro guía. El sesgo del superviviente se aplica a esas empresas que están triunfando en todo el mundo y se pinta al taxi como una baja confirmada.

Suelo leer las noticias de Estados Unidos porque allí el auge del Ride Sharing ha sido fulgurante y ayuda a entender como ha triunfado modelos por todos ya conocidos.

El esquema de estas noticias siempre ha sido el mismo, llega Uber y Lyft a tal ciudad y los taxistas montan en cólera, hacen protestas, pero normalmente estos servicios se suelen implantar y nada más se suele saber. Pero si escarbas un poco y te centras en los pocos párrafos que se dedican a los taxistas de la ciudad en cuestión sueles encontrar un esquema muy parecido. En la última ciudad americana de la que he tenido noticias por las protestas de los taxistas aparecía una queja de uno de los representantes del sector que decía que no tenían medios para poder hacer la competencia a Uber entre otras cosas porque no podían gestionar reservas por anticipado ya que su sistema a través de teléfono no se lo permitía. Ya sabemos que el taxi en Estados Unidos siempre ha sido muy deficiente, pero a estas alturas que después de tantos años todavía no se tenga un sistema a la altura de lo que demanda el público es llamativo. Esto asimilado a la primera parte de mi blog sería una baja confirmada por parte de los cazas alemanes.

Esta es nuestra tarea, intentar saber porque el taxi está sucumbiendo ante el empuje de todas empresas por todo conocidas. Cierto es que están quemando dinero a manos llenas para hacer dumping a nuestro sector. Contra eso nada podemos hacer, pero debemos analizar qué es lo que nosotros podemos hacer para mejorar el servicio antes de ser borrados de la faz de las calles. Ahora no hay una amenaza de reglamentación por parte del ayuntamiento de turno para obligarnos a poner el tpv. Ahora lo que está en juego es la viabilidad de nuestro modo de vida.
Aquí os dejo un enlace interesante sobre la batalla aérea sobre Europa en la segunda guerra mundial. 

La defensa del Reich