Ponerle puertas al campo

Anda que no hemos escuchado veces esta expresión cuando nos hemos enzarzado en discusiones por las redes sociales a vueltas del tema de Uber y la disrupción. Es la frase que sentencia a todo un sector y con la que muchos se encogen de hombros cuando ven lo inevitable. Puede ser que nos encaminemos a un futuro muy diferente del que conocemos hoy. La esperanza, una cualidad innata del ser humano, nos hace pensar que algo va a suceder que hará cambiar el destino al que nos encaminamos.

No nos hagamos ilusiones, nos tenemos que preparar para lo que viene. Y aunque en el juicio contra Uber las primeras escaramuzas han sido positivas, la Comisión Europea está preparando una receta que no nos va a gustar nada. Hay que afrontar lo que se nos viene encima y cuantos nos mentalicemos mucho mejor.

Está claro que la vía reivindicativa la tenemos que seguir explotando, mi refrán favorito es “A Dios rogando y con el mazo dando”, pero es que hasta ahora hemos estado utilizando la ley para defendernos de los abusos de aquellos que todos conocemos, pero eso va a cambiar. Cuando Europa intente cambiar la legislación (aunque auguro un movimiento de lucha sin igual, porque como dicen, nos va la vida en ello) todos los países van a seguir las directrices marcadas en mayor o menor profundidad y eso nos va a afectar muchísimo.

Va a ser tiempo de plantear cosas que ahora nos producirían una carcajada, como una uniformidad, unas normas de educación exquisitas y eliminación de suplementos (todos nos cabreamos cuando vamos a comprar un billete de avión y juramos en arameo cuando nos cargan 2 euros por facturar una maleta)

En definitiva, toca flexibilizar el mundo del taxi, quitar rigideces que lo único que hacen es que tengamos un campo vallado, con una puerta estupenda, pero sin vacas dentro del mismo porque se han ido con otro pastor que las trata mejor. Poruqe estamos viendo como figuras que antes eran importantes en el mundo del taxi se están pasando al mundo de la VTC. Está claro que las condiciones laborales de los que trabajan dejan mucho que desear, pero la flexibilidad que van a tener las VTC la vamos a necesitar tambien en el taxi. No en el ámbito laboral, sino en otros muchos aspectos.

Por ello, cuando veo el nuevo reglamento de la Generalitat pienso sino será un texto pensado para una época que ya no existe o que va a dejar de existir donde los taxis eran los únicos medios de transporte puerta a puerta que tenía a su disposición el cliente.

Foto portada Diego Delso [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)%5D, undefined

Anuncios