NO HAY MARCHA ATRAS

Todos los taxistas tienen un grupo de whatsapp para desfogarse de las “inyusticias” de la vida, que si los coches negros, que si el político de turno que se está preparando su puerta giratoria (la Neelie Kroes les enseñó bien la lección) que si la multinacional americana tiene los días contados y que tarde o temprano petará por alguna costura que sus inversores no podrán suturar con dinero fresco. Todos hablamos de esto entre nosotros, ¿verdad?

Y todos tenemos nuestro momento de coger la caja, como digo yo, y ponerte en mitad de la plaza a lanzar el discurso que pensamos que todos los taxistas van a escuchar porque TU tienes la razón y todos los demás se equivocan. Bien ha llegado, mi momento caja, el que les he dado a mis compañeros esta mañana en nuestro grupo de whatsapp y que ahora os toca a vosotros escuchar.

El título es bien claro, por mucho que queramos, por mucho que retuitemos todas las quejas de los clientes de coches negros, por mucho que afeemos a los políticos sus reuniones con demagogos con la barba bien recortada (yo también me incluyo en lo de retuitear), no hay marcha atrás. El más claro ejemplo lo estamos viendo hoy con los estibadores y el conflicto que tienen con el gobierno. Y como he dicho muchas veces, nuestra “sentencia” vendrá de Europa. Ha sido una directiva europea la que ha obligado al gobierno a mover ficha ¿o ha sido la excusa perfecta? Este viernes emitirá un decreto para liberalizar los servicios de estiba en todas España.

Habrá huelga y veremos quien tiene más fuerzas, pero el conflicto está servido. Ya hemos visto como todos los medios de comunicación han puesto en marcha toda la maquinaria para soliviantar a todos aquellos que hace años se quejaban de ser mileuristas y que ahora sueñan con ese sueldo. Los estibadores son unos cabrones con un sueldo milmillonario y puestos que se heredan. ¿A que nos suena?

Por mucho que en la vista previa contra Uber por la modalidad de Uber Pop el abogado de la comisión haya hecho suyas nuestras tesis sobre que Uber es una empresa de transporte, el servicio de taxi va a cambiar, antes o después, una directiva liberalizadora en mayor o menor medida dejará las puertas abiertas a una que cualquiera pueda ponerse al volante de un coche y salir a ganarse el sueldo.

Y todas las polémicas sobre que si el tpv, que si la comisión que nos cobra Mytaxi, que si las peleas con las bicicletas nos van a parecer filfa en comparación a lo que se nos viene encima. No, el taxi como lo entendemos se acabará tarde o temprano. Y es que además el cliente se ha acostumbrado a una serie de prestaciones que ya están en boca de todos. Y no entenderán que no se pueda pagar directamente a través de app, que no se pueda valorar al taxista o conductor con estrellitas, lunas o caritas sonrientes y que el taxista no se tome en serio aquello de que el cliente es lo primero.

Venga, ya me bajo de la caja, os dejo de dar el sermón por hoy. Ya me he quedado a gusto conmigo mismo. Es lo que tenemos los locos, soltamos el discurso y nos podemos ir a dormir tranquilos.

 

Anuncios

Los 200.000 y el artículo 17

La noticia de Infotaxi del 24 de enero me llamó la atención, pero no por el titular, la emisora pequeña compra la emisora grande de Valencia, sino por el final de la misma en la que se habla sobre los datos de facturación de la emisora compradora, así como sus beneficios. Todos sabemos que los libros no siempre reflejan la realidad de una sociedad, pero si compras una emisora es porque tienes algo de cash para hacerlo.

Y aquí viene mi reflexión, los principales actores del taxi, bien gestionados dan dinero. En eso estamos de acuerdo todos. Entonces, ¿estamos haciendo todo lo necesario para prepararnos contra la competencia? Muchos me podrán decir que si, que se está haciendo lo suficiente. ¿Vosotros lo creéis así?

Todos vosotros lo veis en el día a día. Las campañas de promoción de la competencia están día sí y día también en todos los medios de comunicación. Y la cantinela sobre la aplicación para todo el sector de taxistas para taxistas todavía no se ha cumplido, aunque se hacen pasos en ese camino.

Me imagino que esos 2.000.000 de euros de facturación anual se emplearán en la gestión de equipos, telefonistas, etc. ¿De verdad que no podemos abaratar los costes de explotación de una agrupación de 1.000 taxistas?

Una vez tuve una entrevista con un CEO de una empresa importante y cuando me comentó que porque no hacíamos una aplicación de los propios taxistas en cuyo caso nos comeríamos el mercado, le dije que no teníamos dinero.

Los números gordos os los explico de forma breve, hacer una aplicación potente cuesta entre unos 50.000 y 70.000 euros más luego el mantenimiento de servidores anual que tampoco debe ser un coste tan grande.

¿Me estáis diciendo que solo con el beneficio de una sola emisora de taxis en Valencia no se puede hacer una aplicación del sector, para el sector en el que todos los clientes sean del taxista?

¿Con esa facturación no puedes hacer unas campañas de marketing que hagan llegar al gran público una imagen muy diferente a la que nuestros competidores se empeñan en transmitir?

¿De verdad, toda nuestra energía se tiene que ir en perseguir todo el día a los coches negros por toda la ciudad?

Mientras nosotros nos quemamos en perseguir a los coches negros (si, incumplen la ley y el ROTT) la comercializadora hace bonitas campañas con influencers, monta eventos y transmite una imagen que nosotros por desgracia no damos porque ni estamos ni se nos espera.

La gran carencia del sector del taxi es que nadie se ocupa de cuidar la imagen del taxi, los organismos públicos ya sabemos cómo funcionan y además esa no es su función, las asociaciones hasta ahora plantaban su número de teléfono en multitud de lugares, pero resulta que esa forma de comercializar el taxi ya está caduca y tenemos cambiar el chip. Dinero hay.