¿Hemos ganado en Málaga?

El comienzo de la feria de Málaga, ciudad bella donde las haya y con una climatología estupenda se ha visto alterada con la huelga de los taxistas. Ésta comenzó cuando los taxistas detectaron que varias vtc entraban en el ferial después de superar un control de la policía.

En la semana anterior las asociaciones del taxi mantuvieron varias reuniones con el consistorio en la que se acordó la forma de trabajar. Por lo que parece no se liberalizó el servicio, por lo que no estaba toda la flota disponible para la feria todos los días. Además, se acordó que las VTC no podían entrar en el ferial.

Cuando la noche de la inauguración los taxistas ven como varias vtc entran con la connivencia de la policía, entienden que el ayuntamiento se las ha jugado. La escalada de la indignación es palpable y al poco se declara la huelga total en toda la ciudad. Sin ningún aviso se deja a miles de usuarios sin medios de transporte, tanto en el ferial como en el aeropuerto. En plena feria y en temporada alta.

La indignación de los taxistas ya estaba cociéndose a fuego lento desde que se filtró que varios coches de Cabify iban a hacer refuerzo en la ciudad, y cuando vieron que encima les daban trato de favor toda esa indignación estalló en forma de huelga masiva y sin avisar.

Las redes sociales hervían con insultos hacia los taxistas y hasta personajes públicos se quedaron a gusto con graves insultos al colectivo.

Al día siguiente las asociaciones mayoritarias en reuniones con el alcalde piden que Cabify se marche de la ciudad. Evidentemente un ayuntamiento no puede hacer eso, solo puede sancionar aquellos vehículos que incumplan la ley, no tiene potestad para hacer nada más.

La huelga sigue en marcha con un grave perjuicio para la ciudad y para la economía de la ciudad, y los taxistas pidiendo cosas que saben que no pueden ser solucionadas por el ayuntamiento de su ciudad.

Mientras tanto han ocurrido episodios de violencia hacia vehículos vtc de la mano de taxistas que han roto retrovisores tirado huevos y causado algún desperfecto más. Esos días han aparecido en diversos edificios municipales vehículo de Cabify a resguardo, con protestas de algún sindicato de policía por tener en sus dependencias este tipo de vehículos.

En el día de ayer un miembro de UNAUTO fue agredido por taxistas, hecho que fue grabado por un cámara.

Finalmente, en el día de hoy las asociaciones de taxistas de Málaga se han reunido con representantes de la Junta de Andalucía que educadamente se han lavado las manos aduciendo que la ley está formulada de tal forma que ellos sólo pueden sancionar, pero nada más.

Aquí hay varias cuestiones a todo lo que ha pasado estos días. La connivencia del ayuntamiento de Málaga con las vtc es vergonzosa. Primero, que dejaran pasar las vtc al ferial cuando en reuniones previas con el sector del taxi se dijo que no iba a ser así demuestra el desprecio a todo un sector de la economía local que se deja su dinero en su ciudad, agravado con la utilización de edificios públicos como parking para estos vehículos.

Segundo, la violencia. Es un elefante que tenemos en mitad de la habitación y nos seguimos negando a verlo, aunque cuando se mueve destroza todo lo que hay en su interior, nuestras justas causas, nuestro buen hacer etc. El clima de crispación que estamos fomentando no es nada bueno. Y me da igual quien lo promueva, pero ya es hora de denunciar cierta forma de procedes de algunos sectores que todos conocemos. Esta estrategia de confrontación no sirve para nada. ¿De que sirve perseguir a un currito que mañana se va a ir a otro trabajo? ¿de que sirve romper un retrovisor? ELLOS están deseando que rompamos todo lo que sea posible. Si por ellos fueran plantarían un coche en mitad de la Rambla Catalunya para que le pegáramos fuego todos los días. Y gustosos lo sustituirían por uno nuevo cada día. Tienen dinero a espuertas para quemar y nosotros poco cerebro. No sirve de nada ir contra los soldados, hay que ir a por la cabeza, pero no con violencia, si no con nuestros argumentos.

Estamos consiguiendo estigmatizar a todo un sector, porque ya sale el señor de Unauto diciendo que esto no es solo unos cuantos descerebrados, sino que sectores más grandes del taxi apoyan esta violencia. Muchos podréis decir que os importa una higa lo que diga este señor, pero resulta que este señor sale en Ana Rosa y en Antena 3, y miles de señores y señoras, sea en el bar mientras toman el café o limpian la casa ven estas declaraciones a las que a continuación les sigue el vídeo de su agresión.

Que muchos diréis que hace ese señor en Málaga con la que hay montada. Ese señor puede hacer lo que le dé la gana ya que estamos en un país libre y aunque su presencia sea una provocación para muchos, si actuáramos con más inteligencia su provocación se quedaría en eso. Ahora su presencia y agresión solo hace que confirmar que somos un sector violento a los ojos de muchos.

Tercero. Con la cantidad de conflictos laborales en los que se ve envuelto España y que significativamente han fastidiado a mucha gente, solo nosotros con nuestra torpe forma de actuar malgastamos todo nuestro capital moral de manera irresponsable. Lo tenemos todo para poder llegar a las masas y hacerles llegar nuestras quejas, servicio público, multinacionales evasoras, prepotencia, trabajo precario (solo hay que ver como tratan a los repartidores de Deliveroo) y lo tiramos todo a la basura porque solo sabemos hacer una cosa, huelga salvaje y perseguir coches negros. Con el oro puro que podríamos haber sacado de la situación en Málaga, con el apoyo del alcalde a Cabify, coches en dependencias públicas, etc…

Cuarto. Guerra de poderes en el Taxi. Vivimos una época convulsa en la que las viejas estructuras del taxi se están resquebrajando, en la que la irrupción de Elite ha significado un puñetazo en la mesa. Con buenas conexiones políticas y ganas se han expandido por toda España, pero hasta ahora todas sus formas de reivindicar se han basado en guerra, guerra, guerra. Cierto que han impulsado iniciativas legislativas y el empuje que muestran ha conseguido calar en el sector y volver a hacer que la gente sienta que pertenecen a un colectivo, pero se equivocan si piensan que convocar huelgas es el camino, el único camino.

Quinto y último. ¿Hemos ganado en Málaga? ¿Hemos conseguido alguna de las reivindicaciones por las que se ha iniciado toda esta propuesta?

Foto de portada By andrew_j_w [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)%5D, via Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s