El metro,  Los Ángeles y un futuro mejor

​Siempre me ha interesado como a muchos de vosotros lo que pasa en Estados Unidos. Y ahora con todo el boom de las empresas de Ride Sharing pues como que mucho más. 

En Los Ángeles aprenden a caminar. 

Y siempre me ha interesado como ese país ha basado toda su movilidad en su gran mayoría en el coche particular y todo lo que ello implica. Autopistas gigantescas, barrios desperdigados por una gran extensión de terreno y coches utilitarios de V8 de cinco litros de cilindrada de gasolina. Por eso cuando los medios de comunicación hacen una oda al transporte público no puedo hacer otra cosa que sonreír. 

En Los Angeles,  una mega ciudad muy extensa se hacen evidente todo lo que antes hemos comentado, grandes autopistas, coches por doquier y Uber campando a sus anchas gracias a él transporte público es deficiente. Y porque el taxi sólo tiene 2500 taxis,  simplemente insuficientes para cubrir la demanda y además alejados de lo que pide hoy en día el cliente. 

Ahora cuando empiezan a abrirse nuevas líneas de metro o se amplían las existentes y los medios hacen relatos sobre lo que es coger el metro es cuando te das cuenta de que cómo la visión política puede hacer cambiar la vidas de tus ciudadanos. Cuando potencias una forma de movilidad haces que tus vecinos tengan que estar en su coche cientos de horas en su coche al cabo del año aguantando atascos, en cambio si potencias el transporte público harás que la gente pase menos tiempo moviéndose y llegarán mejor a sus trabajos. Cierto es que las líneas de metro en Los Angeles no son muy densas pero empiezan a conectar importantes puntos de la ciudad en lo que debe ser el camino natural para facilitar a tus ciudadanos una calidad de vida que hasta ahora se medía en centímetros cúbicos. 

Pasando de la obsolescencia programada al pago de servicios gracias a Tesla

​A raíz de esta noticia en BloomBerg ya podemos intuir por donde va a ir el futuro en servicios de todo tipo. 

Mismo coche, diferentes baterías. 

Tesla,  como no podía ser de otra forma, ha puesto a la venta de nuevo el modelo S60. Este modelo,  el más barato por ahora que tiene el fabricante en la calle, viene en dos versiones. Una,  la ya comentada con una batería de 60 kWh y otra versión llamada S75 que incorpora una batería de 75 kWh y otras mejoras. ¿La diferencia de coste? Alrededor de 9000$. 

Bueno,  hay un pequeño detalle sin importancia.  Y es que los dos modelos tienen la misma batería de 75 kWh,  pero el modelo S60 tiene capada la capacidad de la batería a 60 kWh por software. Es decir, la capacidad la tiene pero es Tesla la que habilita ese aumento de capacidad mediante una actualización del software. Es decir,  llevas el peso de una batería de 75 kWh pero las prestaciones de una de 60 kWh o incluso peor porque llevas unos kilos de más de peso muerto. 

Vivimos una gran revolución, estamos pasando de la obsolescencia programada,  aquella forma de fabricar las cosas con una fecha de caducidad determinada para que al poco compres un nuevo aparato a la época del pago por servicios. Lo estamos viendo en multitud de sectores,  el informático es uno de los claros exponentes. Yo ya no compro un caja de cartón con los DVD donde venían Word Excel y Power Point. Ahora compro un servicio anual de Office,  más barato que el sistema anterior pero porque el pago todos los años. 

Antes comprabas la licencia y podías estar con office 2010 el tiempo que quisieras y las compatibilidades te dejaran. Ahora pagas por un servicio por algo que no es tuyo sino que es un alquiler. 

Servicios en vez de coches. 

Con los coches y la movilidad va a pasar algo similar. Dentro de un tiempo ya no vas a comprar un coche,  vas a comprar el servicio de movilidad. Pero claro ya empezamos a tener estos detalles de que si quieres el servicio clásico vale esto,  pero si quieres el extra del tal,  te costará esto. O si quieres esto otro te costará esto otro. 

Uno de los mantras de los nuevos gurús es que te saldrá más barato montar en Uber que tener un coche propio. Empiezo a preguntarme si el servicio por el que vas a pagar va a ser un servicio muy básico y cuando quieras algo un poco más elaborado que ya tenías cuando  comprabas un coche a que va a tener un extra que va a hacer que añores los tiempos de tu Sinca 1000.

El futuro del……. Barcelona 2025

​Despertar

O no dormir. Agitada la noche atendiendo a un cliente enfadado porque la solución tecnológica para el establecimiento de su empresa en Bangui está fallando en la integración de los drones de vigilancia. Después de toda la noche hablando con el personal desplegado en el terreno se ha llegado a la conclusión de que es culpa de la General Dinamics que todavía no ha pulido la inteligencia artificial de los pájaros para distinguir entre forajidos y los trabajadores debidamente identificados. Ha habido un par de bajas por disparos y algunos destrozos en las instalaciones. 

A las siete de la mañana hora española ya con las gafas puestas elijo realidad aumentada, la virtual me da dolor de cabeza y mientras preparo el desayuno voy seleccionando mediante el ojo aquello que me interesa de la actualidad y voy viendo por encima los insertos que me llegan con los procesos abiertos que tengo con todas las empresas que trabajo. Todas con el contador en forma de color, cuanto más chillón es el color del inserto más riesgo tengo de que esa parte del trabajo se la den a otro. Voy despachando insertos adjuntado piezas de programación que me han facilitado mis proveedores de software on demand y lo dejo todo listo. Nos tenemos que ir al Estado protegido de Libia. En su capital, General Dinamics ha implantado su centro de ensamblado, prueba y verificación de toda la robótica destinada a África del norte. 

Salgo a la calle y paso a modo transparente en mis gafas, no sin antes pedir mi vampire. Hoy me siento un poco derrochador y en vez de compartir el vehículo autónomo con cinco personas decido coger un vehículo para mí solo. Vaya lujo diréis, pero qué coño. Después de 2 años he cobrado por fin el trabajo que le realicé a aquellos mierdas que solo querían fuerza bruta para reventar aquella red de investigación del rival. Es increíble lo que tardan los tribunales de la Isla de Man en darle la razón a uno. Menos mal que me ayudó la sombra que si no, a ver como monto el caso.

Mientras disfruto del lujo del Vampire, lástima que tenga que soltarlo a la llegada a la estación de InstaSants, le doy a mi pulsera que me induce el típico estado de ultra eficiencia. Este inserto de este artista con mil millones de seguidores listo. La compañía sanitaria que quiere elaborar un nuevo vademécum en el que las carencias de afectivas sean tratadas como enfermedades hacia Letonia y que lo arreglen allí. La ONG que está luchando con la epidemia que está diezmando Canadá y Estados Unidos ya tiene su campaña de firmas para que seamos solidarios. Y por supuesto el Inserto del gobierno siempre dando vueltas. Los Estados Unidos de Europa quieren lo de siempre, la plataforma de servicios para sus conciudadanos, instalar vida, enseñanza, trabajo. Todo registrado, todo trazable, todo desinstalable con solo una gestión desde un lugar remoto en Estocolmo. 

Me bajo del Vampire, ains que penica, vuelvo a los míseros mugrosos. Es increíble lo mal que huelen los jodidos. Paso a realidad virtual para aislarme un poco de las conversaciones del resto de la gente mientras llegamos a la estación marítima HiperPort. Nos bajamos del convoy de mugrosos que prosigue su camino casi en su totalidad, aunque hay algunos vehículos que se desgajan del convoy y van a dejar carga en otros puntos de la ciudad.

Monto en el tubo y me sumerjo en otro estado de eficiencia despachando asuntos lo más rápido posible. Otro aviso, su crédito para hyperloop se está agotando . Su suscripción va a caducar dentro de una hora. Oh genial, ahora tengo que dejar todo al lado y ponerme a generar más crédito. Que tenemos por aquí, identificación de terroristas, computación distribuida, mejor apoyo a inteligencia artificial. Hay un proyecto para ayudar a pensar mejor a un nuevo misil anti carro disparado por drones operados por portaaviones de América del Norte. Vale,  me parece bien, media hora enseñando a un misil a impactar, eludir blindaje reactivo y señuelos para luego atravesarlo y freír a la tripulación… La suscripción semanal del hyperloop pagada.

Llegamos a  Bengasi-Skanka. Me llega a recoger otro mugrosos a la terminal. Joder, hasta aquí han llegado los Vampire, hay que ver como ha llegado el antiguo taxi de Barcelona a expandirse. 

Llego a la sede de General Dinamics, una de las pocas empresas que todavía no se ha fusionado con Google o Apple después de la gran crisis de 2018. Algo tendrá que ver que es la dominadora en el campo de defensa. Es la única industria que se mantiene fuerte y saludable.

Asisto a una de las pocas reuniones presenciales que tengo a lo largo del año. El  cliente quiere asegurarse de que es una persona y no una inteligencia artificial de segunda mano la que lleva el proyecto. Para esto se hacen las reuniones hoy en día.

Acabada la reunión, han sido solo quince  minutos para asegurarse que  soy humano, y despachado los puntos pendientes me voy hacia la terminal. Aquí voy a tener que coger un Vampire aunque lo voy a tener que compartir porque no me da para pagarlo yo solo. Aquí la gente de los suburbios utilizan los mugrosos para fermentar algún tipo de queso cuando están estacionados y huelen demasiado para mi.

Ya estoy otra vez en Barcelona-Bnb y son las doce de la mañana. Eso sí que es aprovechar el día. Me voy a ir andando hasta InstaSants disfrutando de la calle y del verde. El silencio es absoluto, entre vehículos autónomos y la gente absorta en sus visores lo  único que se escucha es el sonido de los perros y de los pájaros.

¿Y tú eres taxista?

Hoy en día,  para poner en marcha una iniciativa en el sector de la movilidad,  concretamente en el mundo del taxi debes tener un certificado de limpieza de sangre, debes estar en la calle 16 horas diarias y no debes quitar ojo del volante no vaya a ser que te pierdas al cliente que alza la mano y dejes pasar una posible carrera. Pero si quitas los ojos del volante posiblemente verás al cliente con ese rictus que ya es familiar,  el de estar pegado a la pantalla del smartphone.
Como decía, para que una iniciativa sea beneficiosa para el taxi tienes que formar parte del grupo, actuar como actúa el grupo y en última instancia dejar la iniciativa al grupo.
Todo grupo que se precie siempre es guiado por uno o varios líderes, personas que deben velar por el bien común. En los momentos difíciles es cuando esos líderes muestran su verdadero potencial y el taxi se está aproximando a su tormenta perfecta en la que los intereses económicos poderosos, el alineamiento de las políticas con la economía y las innovaciones tecnológicas pueden disgregar el grupo. Es ahora cuando esos líderes deben mostrar su temple y llevarnos hacia buen puerto.
El proceso está siendo lento y con el nerviosismo que hay latente en las diversas corrientes que hay dentro del sector se generan conflictos que
en momentos como estos hacen que muchos tiren de certificados de autenticidad para descalificar a los que tienen opiniones diferentes.
Si sólo damos por buenas las decisiones de las mayorías corremos el riesgo de dejarnos llevar por los mismos que nos han traído hasta aquí. Que cada uno juzgue la situación actual del taxi.

K74