Los 200.000 y el artículo 17

La noticia de Infotaxi del 24 de enero me llamó la atención, pero no por el titular, la emisora pequeña compra la emisora grande de Valencia, sino por el final de la misma en la que se habla sobre los datos de facturación de la emisora compradora, así como sus beneficios. Todos sabemos que los libros no siempre reflejan la realidad de una sociedad, pero si compras una emisora es porque tienes algo de cash para hacerlo.

Y aquí viene mi reflexión, los principales actores del taxi, bien gestionados dan dinero. En eso estamos de acuerdo todos. Entonces, ¿estamos haciendo todo lo necesario para prepararnos contra la competencia? Muchos me podrán decir que si, que se está haciendo lo suficiente. ¿Vosotros lo creéis así?

Todos vosotros lo veis en el día a día. Las campañas de promoción de la competencia están día sí y día también en todos los medios de comunicación. Y la cantinela sobre la aplicación para todo el sector de taxistas para taxistas todavía no se ha cumplido, aunque se hacen pasos en ese camino.

Me imagino que esos 2.000.000 de euros de facturación anual se emplearán en la gestión de equipos, telefonistas, etc. ¿De verdad que no podemos abaratar los costes de explotación de una agrupación de 1.000 taxistas?

Una vez tuve una entrevista con un CEO de una empresa importante y cuando me comentó que porque no hacíamos una aplicación de los propios taxistas en cuyo caso nos comeríamos el mercado, le dije que no teníamos dinero.

Los números gordos os los explico de forma breve, hacer una aplicación potente cuesta entre unos 50.000 y 70.000 euros más luego el mantenimiento de servidores anual que tampoco debe ser un coste tan grande.

¿Me estáis diciendo que solo con el beneficio de una sola emisora de taxis en Valencia no se puede hacer una aplicación del sector, para el sector en el que todos los clientes sean del taxista?

¿Con esa facturación no puedes hacer unas campañas de marketing que hagan llegar al gran público una imagen muy diferente a la que nuestros competidores se empeñan en transmitir?

¿De verdad, toda nuestra energía se tiene que ir en perseguir todo el día a los coches negros por toda la ciudad?

Mientras nosotros nos quemamos en perseguir a los coches negros (si, incumplen la ley y el ROTT) la comercializadora hace bonitas campañas con influencers, monta eventos y transmite una imagen que nosotros por desgracia no damos porque ni estamos ni se nos espera.

La gran carencia del sector del taxi es que nadie se ocupa de cuidar la imagen del taxi, los organismos públicos ya sabemos cómo funcionan y además esa no es su función, las asociaciones hasta ahora plantaban su número de teléfono en multitud de lugares, pero resulta que esa forma de comercializar el taxi ya está caduca y tenemos cambiar el chip. Dinero hay.

 

 

Las cadenas que atan al Taxi

A raíz de esta noticia vía  Infotaxi

Denuncias por exclusividades mal entendidas.

 

Vemos lo que es costumbre en el mundo del taxi desde hace mucho y tiempo. Que si quieres tener acceder a la mejor tecnología para poder trabajar tienes que apechugar con las imposiciones de las diferentes asociaciones que pueblan la geografía española. Nada nuevo bajo el sol. Todos conocemos las condiciones draconianas que piden todavía muchas asociaciones para poder ingresar en ella. Me recuerdan mucho a esos Club de Campo que te pedían comprar una letra con un coste por las nubes y además siendo avalado por varios socios del Club de Campo. Entonces ya podías pasar las tardes de verano entre el bar y la piscina rodeado de altas vallas al resguardo de las miradas indiscretas. Como las vallas del Club de Campo, las asociaciones te ponen a resguardo de los taxistas que están fuera de la organización y además te proporcionan trabajo a través de la emisora que siempre llevan aparejadas estas organizaciones. A cambio estas asociaciones te piden una serie de esfuerzos (casi siempre económicos) en forma de cuotas mensuales e inversiones cuando hay que renovar el equipo.

Esto es lo que siempre ha habido y todo el mundo conoce como funciona esto. Pero como ya hemos dicho lo que hasta ahora ha sido válido ya empieza a dejar de serlo. Esa misma estructura que antes te facilitaba el trabajo a cambio de un coste ahora tal como está montado puede ser una desventaja. La época de grandes infraestructuras soportadas por las asociaciones puede llegar a su fin. Ya hemos visto muchas organizaciones con problemas económicos graves. En una época tan cambiante en la que se montan proyectos en un par de semanas lo que antes te hacía fuerte a la hora de encontrar trabajo ahora es un impedimento. Es caro en comparación a lo que ofrecen otro tipo de soluciones tecnológicas y la forma tradicional de funcionar en la que se pide una exclusividad con cierta compañía te puede atar a una forma de trabajar que se puede quedar anticuado en meses.